Un viaje sensorial sin igual

El viaje comienza muy temprano por la mañana cuando aún es de noche, pero vale la pena el madrugón para poder disfrutar una experiencia que sin duda queda para el recuerdo. Sobrevolar el Parque Nacional Göreme y ver desde arriba las impresionantes formaciones rocosas, las conocidas chimeneas de las hadas, los valles, las colinas y los pueblos trogloditas.  Pasear entre las nubes brinda la posibilidad de sentirse ave y poder divisar lugares que serían casi inaccesibles por tierra.  Además se tiene una panorámica completa de la ciudad de Nevsehir, puerta de entrada a Capadocia. Ver el amanecer desde el aire con decenas de globos conquistando el cielo es emocionante.

El vuelo que dura una hora, permite transportar, dependiendo del globo, hasta 20 personas.  Durante el trayecto la sensación de paz y tranquilidad es permanente.  La emoción se intensifica a medida que se va ascendiendo y depende de la voluntad del viento y del piloto la altura a alcanzar.

Se recomienda ir abrigado, sobre todo en invierno, ya que cuando se asciende, la temperatura baja drásticamente. Una vez concluido el vuelo, la odisea termina con un certificado y un brindis con champagne mientras decimos Sherefe! Salud! en turco.

 

img_1925img_2022img_1985img_1999img_1955img_1953img_1994img_1998

4 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.